LITURGIA DEL DOMINGO 1º DE ADVIENTO “B”

 

30 DE NOVIEMBRE DE 2014

Liturgia de las Horas – Primera Semana del Salterio-Adviento.

 

R I T O S    I N I C I A L E S

 

CANTO DE ENTRADA.

Cielos destilad el rocío.  Nubes, derramad al justo.  Ábrase la tierra y brote al Salvador.  Ábrase la tierra y brote al Salvador.

 

A Ti, Señor, elevo mi alma.  Dios mío, en Ti espero.  No quede defraudado, pues confío en Ti.

 

SALUDO, MONICIÓN, Y RITO DE LA CORONA DE ADVIENTO.

 

DESPUÉS DE ENCENDER LA VELA DE LA CORONA DE ADVIENTO.

Esperamos al Mesías con la lámpara de la fe y el amor.

 

Mantened la Luz, vigilad y no os durmáis, en espera del Señor.

 

ORACIÓN COLECTA.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

PRIMERA LECTURA.

Lectura del libro de Isaías 63, 16b-17. 19b; 64, 2b-7.

 

Tú, Señor, eres nuestro padre, tu nombre de siempre es “Nuestro redentor”.

 Señor, ¿por qué nos extravías de tus caminos y endureces nuestro corazón para que no te tema?

Vuélvete, por amor a tus siervos y a las tribus de tu heredad.

¡Ojalá rasgases el cielo y bajases, derritiendo los montes con tu presencia!  Bajaste, y los montes se derritieron con tu presencia.

Jamás oído oyó ni ojo vio un Dios, fuera de ti, que hiciera tanto por el que espera en él.

Sales al encuentro del que practica la justicia y se acuerda de tus caminos.

Estabas airado, y nosotros fracasamos: aparta nuestras culpas, y seremos salvos.

Todos éramos impuros, nuestra justicia era un paño manchado; todos nos marchitábamos como follaje, nuestras culpas nos arrebataban como el viento.

Nadie invocaba tu nombre ni se esforzaba por aferrarse a ti; pues nos ocultabas tu rostro y nos entregabas en poder de nuestra culpa.

Y, sin embargo, Señor, tú eres nuestro padre, nosotros la arcilla y tú el alfarero: somos todos obra de tu mano.   

     PALABRA DE DIOS

 

SALMO RESPONSORIAL. Salmo 79.

Antífona: Oh Dios, restáuranos, que brille tu rostro y nos salve.

 

Pastor de Israel, escucha, tú que te sientas sobre querubines, resplandece.  Despierta tu poder y ven a salvarnos.

 

Dios de los ejércitos, vuélvete: mira desde el cielo, fíjate, ven a visitar tu viña, la cepa que tu diestra plantó, y que tú hiciste vigorosa.

 

Que tu mano proteja a tu escogido, al hombre que tú fortaleciste.  No nos alejaremos de ti; danos vida, para que invoquemos tu nombre.  

 

SEGUNDA LECTURA. 

Lectura de la primera carta del apóstol San Pablo a los Corintios, 1, 3-9.

 

Hermanos:

La gracia y la paz de parte de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo sean con vosotros.

En mi acción de gracias a Dios os tengo siempre presentes, por la gracia que Dios os ha dado en Cristo Jesús.

Pues por él habéis sido enriquecidos en todo: en el hablar y en el saber; porque en vosotros se ha probado el testimonio de Cristo.

De hecho, no carecéis de ningún don, vosotros que aguardáis la manifestación de nuestro Señor Jesucristo.

Él os mantendrá firmes hasta el final, para que no tengan de qué acusaros en el día de Jesucristo, Señor nuestro.

Dios os llamó a participar en la vida de su Hijo, Jesucristo, Señor nuestro.  ¡Y él es fiel!

PALABRA DE DIOS

 

ALELUYA.

Antífona: Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación.

  

 

EVANGELIO.

Lectura del santo Evangelio según San Marcos 13, 33-37.

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Mirad, vigilad: pues no sabéis cuándo es el momento.

Es igual que un hombre que se fue de viaje y dejó su casa, y dio a cada uno de sus criados su tarea, encargando al portero que velara.

Velad entonces, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa, si al atardecer, o a medianoche, o al canto del gallo, o al amanecer; no sea que venga inesperadamente y os encuentre dormidos.

Lo que os digo a vosotros lo digo a todos: ¡Velad!” 

                   PALABRA DEL SEÑOR

 

HOMILÍA.

 

CREDO.

 

ORACIÓN DE LOS FIELES.

 

LITURGIA EUCARÍSTICA

 

OFERTORIO.

Canto:

En este mundo que Cristo que nos da, hacemos la ofrenda del pan.  El pan de nuestro trabajo sin fin y el vino de nuestro cantar.  Traigo ante Ti nuestra justa inquietud: Amar la justicia y la paz.

 

Saber que vendrás, saber que estarás, partiendo a los pobres tu pan.  (Bis)  

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS.

 

PREFACIO Y SANTO.

 

PLEGARIA EUCARÍSTICA.

 

RITO DE LA COMUNIÓN

 

PADRE NUESTRO.

 

RITO DE LA PAZ.

 

CORDERO DE DIOS.

 

COMUNIÓN.

Canto:

Ven, Salvador, ven sin tardar: tu pueblo santo esperando está.

 

El Dios de paz, Verbo divino, quiso nacer en un portal.  Él es la luz,  vida y camino.  Gracia y perdón trajo al mortal.

 

Vino a enseñarnos el sendero, vino a traernos el perdón, vino a morir en un madero, precio de nuestra redención.

 

Por una senda oscurecida, vamos en busca de la luz, luz y alegría sin medida, encontraremos en Jesús.

 

Nuestro Señor vendrá un día, lleno de gracia y majestad, de nuestro pueblo Él será guía, juntos iremos a reinar. 

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN.

 

Este es el tiempo en que llegas,

Esposo, tan de repente,

que invitas a los que velan

y olvidas a los que duermen.

 

Salen cantando a tu encuentro

doncellas con ramos verdes

y lámparas que guardaron

copioso y claro el aceite.

 

¡Cómo golpean las necias

las puertas de tu banquete! 

¡Y cómo lloran a oscuras

los ojos que no han de verte!

 

Mira que estamos alerta,

Esposo, por si vinieres,

y está el corazón velando,

mientras los ojos se duermen.

 

Danos un puesto a tu mesa,

Amor que a la noche vienes,

antes que la noche acabe

y que la puerta se cierre.  Amén.

 

(Himno de la Liturgia de las Horas-Adviento)  

 

ORACIÓN.

 

RITO DE CONCLUSIÓN.

 

BENDICIÓN Y DESPEDIDA.

 

Canto:

Santa María de la esperanza, mantén el ritmo de nuestra espera, mantén el ritmo de nuestra espera.

 

Nos diste al esperado de los tiempos, mil veces prometido en los profetas.  Y nosotros de nuevo deseamos que vuelva a repetirnos sus promesas.  

 

ACTOS Y NOTICIAS.-

Liturgia de las Horas.

Primera Semana del Salterio - Adviento.

 

Adviento y nuevo Año Litúrgico

Con el 1º domingo de Adviento, iniciamos un nuevo año litúrgico.  En él seguiremos el Ciclo «B» en las lecturas y el Evangelio que iluminará nuestras Eucaristías dominicales, principalmente será el de San Marcos, con un paréntesis en el verano en el que leeremos el capítulo 6 del Evangelio de San Juan que nos habla del Pan de Vida.  El Adviento es un tiempo de espera confiada y de esperanza, porque el Señor viene a salvarnos.  ¡Ven, Señor, Jesús!

 

Próximo domingo 1º de mes.

* La Colecta será para Cáritas. 

* Oración por las Vocaciones.

* NO HAY Hora Santa este domingo, por coincidir en este día el canto del Tota Pulcra en la Catedral.

 

Personajes del Adviento.

A través de los cuatro domingos de Adviento, van apareciendo en las lecturas distintos personajes que nos van invitando a caminar, mientras esperamos la venida del Señor.  Principalmente son, Isaías, Juan Bautista y María.  Como dice el Prefacio II de Adviento «A quien todos los profetas anunciaron, la Virgen esperó con inefable amor de Madre, Juan lo proclamó ya próximo y señaló después entre los hombres».

 

Fiesta de la Inmaculada.

Celebramos el lunes 8 de Diciembre, la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de María.  El Dogma de la Inmaculada Concepción de María, fue promulgado el 8 de Diciembre de 1854, por el Papa Pío IX.   María fue preservada del pecado desde su concepción.  La que iba a ser la Madre del Señor, el Arca de la Nueva Alianza, no conoció el pecado, siendo así purísima la tierra donde el Verbo se hizo carne para acampar entre nosotros.   Felicitamos a la Virgen y nos felicitamos de ser sus hijos.