DOMINGO 4º DE PASCUA “B” - MONICIONES Y PETICIONES

 

MONICIONES

     

Inicial.   

 

Nos hemos reunido de nuevo para celebrar la Eucaristía en este 4º domingo de Pascua, en el que Cristo se presenta ante nosotros como el Buen Pastor.

 

También la Iglesia celebra en este día la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, que coincide este año con la Jornada de Oración por las Vocaciones nativas. Jesús, Buen Pastor, ha dado su vida por nosotros y nos conduce hacia la vida plena, pero necesita sacerdotes, religiosos, misioneros y laicos que, comprometidos en la misión de la Iglesia, lleven al mundo la buena noticia de la salvación.   

 

Iniciamos la celebración recordando nuestro bautismo con la aspersión del agua sobre nuestras cabezas y renovando nuestra adhesión a Cristo, Buen Pastor, que nos invita a seguirle.

 

Primera Lectura.

 

Pedro, acompañado de Juan, devuelve la salud a un inválido que pedía limosna. Pedro proclama abiertamente que aquél hombre ha sido curado por el poder de Jesucristo resucitado. 

 

Segunda Lectura.

 

San Juan nos hace tomar conciencia de nuestra gran dignidad: Dios nos ha hecho hijos suyos. El misterio del amor del Padre es el origen de toda gracia y bendición.

 

Evangelio.

 

Jesús se nos presenta hoy como el Buen Pastor. Un pastor que da la vida por sus ovejas, que es servicio y entrega y que mira preocupado a las muchas ovejas dispersas y alejadas, con el anhelo de atraerlas para formar un solo rebaño, bajo un solo Pastor.

Aclamamos al Evangelio puesto de pie, cantando aleluya.

PETICIONES