DOMINGO 2º DE CUARESMA “B” – MONICIONES Y PETICIONES

 

 

MONICIONES

 

Inicial.  

 

En nuestro camino hacia la Pascua, pasamos hoy del desierto a lo alto de la montaña. Jesús sube con algunos discípulos a orar. Necesita la oración, la fuerza de Dios. La montaña es signo de elevación, limpieza, claridad; y exige desprendimiento y esfuerzo.

 

Hoy, las lecturas nos llaman a salir de nosotros, a no instalarnos. Tras la transfiguración, visión de lo que será la gloria futura, se nos invita a bajar a la vida, donde nos esperan personas y acontecimientos, en las que Dios se hace presente y nos necesita.

 

Primera Lectura.

 

Recordamos en esta primera lectura el ejemplo de Abrahán, hombre de fe y confianza absoluta en Dios. Él es capaz de desprenderse de su hijo amado y Dios le hace la promesa de que será padre de muchas naciones.

 

Segunda Lectura.

 

Si Abrahán estuvo dispuesto a sacrificar a su hijo, fue el mismo Dios el que “entregó a su Hijo a la muerte por nosotros”. Esta es la reflexión que nos hace San Pablo.

 

Evangelio.

 

El Tabor es una espléndida manifestación de Dios a favor de su Hijo amado, centro de la historia salvadora. Pero también nos recuerda la montaña el sacrificio del Hijo, que tendrá que morir para ser glorificado y ser salvación del mundo.

Puestos de pie cantamos Aleluya.

 

PETICIONES