SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA

 

 

MONICIONES

     

Inicial.   

 

Celebramos hoy la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de María.

 

En María encontramos los cristianos muchos ejemplos para seguir a Jesús: la disponibilidad, el servicio, el amor, el trabajo silencioso, la meditación y muchos más.  En un mundo en el que ponemos tantas condiciones ante cualquier cosa que nos proponen, contrasta la disponibilidad de María, sin condiciones, ante el anuncio del ángel.

 

María, escogida como Madre del Salvador, ha sido liberada del pecado, y, esta gran obra de Dios, es también un anuncio de vida y salvación para nosotros.  Felicitamos a nuestra Madre y nos gozamos de ser sus hijos.

 

Primera Lectura.         

 

Dios nos hace libres, y el uso de esa libertad es lo que conforma y condiciona nuestra vida.  Por una mujer vino el mal al mundo, pero otra mujer nos trae al Salvador, que cura el mal en la raíz.

 

Segunda Lectura.         

     

San Pablo nos muestra cómo Dios es todo bendición.  Su proyecto es que seamos sus hijos y herederos, y que seamos santos e irreprochables.  María es la primera elegida.

 

Evangelio.        

 

Dios nos llama a cada uno por nuestro nombre para encomendarnos su misión.  Aprendamos a darle una respuesta generosa y sin condiciones como María.

Puestos de pie cantamos aleluya.

 

PETICIONES