DOMINGO 6º DE PASCUA “C” - MONICIONES Y PETICIONES

 

 

MONICIONES

     

Inicial.   

 

El Señor resucitado nos convoca de nuevo en este sexto domingo de Pascua, que nos aproxima a las fiestas de la Ascensión y Pentecostés, con las que finaliza el tiempo pascual. Vamos a escuchar su Palabra, que suena hoy con la misma frescura que en la primitiva Iglesia y dejándonos llenar del Espíritu vivamos en el amor y la verdad, garantía de que Dios habita en nosotros.

 

Celebramos también la Pascua del Enfermo. Hoy, los enfermos, sus familias y los profesionales de la salud, tienen un espacio especial en nuestra celebración, uniéndonos a tanto dolor y sufrimiento como hay en nuestro entorno. Este año, en María se centra la campaña y María nos invita a actuar desde la discreción, la confianza, la alabanza, la misericordia, y siempre con los ojos fijos en Cristo resucitado, salud de los enfermos.

 

Iniciamos la celebración con la aspersión del agua, que nos recuerda nuestro bautismo.

 

Primera Lectura.  

 

En las primeras comunidades cristianas surgen dificultades, ya que no todos eran judíos, ni veían la ley de la misma forma. Escuchemos cómo los apóstoles se reúnen y discuten el problema, decidiendo que sólo lo fundamental es necesario.

 

Segunda Lectura.

 

El libro del Apocalipsis nos presenta a la Iglesia como la nueva Jerusalén que Dios nos tiene preparada. Brilla y resplandece con la luz de Dios y del Cordero.

 

Evangelio.

 

Jesús nos habla de nuevo del amor y de la paz, y nos dice que, el que le ama guarda su palaba y Dios habita en él. Esta presencia ha de transformar nuestra vida.

Aclamamos al Evangelio, cantando aleluya puesto de pie.                       

 

PETICIONES