SOLEMNIDAD DE LA VIRGEN DEL PILAR – MONICIONES Y PETICIONES

 

 

MONICIONES

 

Inicial.  

 

Nos hemos reunido con alegría, para celebrar la Eucaristía en la fiesta de la Virgen, hoy bajo la advocación del Pilar, tan querida y venerada por el pueblo de Aragón, al sentirse reconfortado con su presencia en Zaragoza, según la tradición.

 

Que su presencia cercana entre nosotros, como en otro tiempo lo hizo entre los apóstoles, sea columna que sostiene y afianza nuestra fe y llamada viva a escuchar el Evangelio y a ponerlo en práctica con nuestra vida.

 

Primera Lectura.

 

Escuchamos un fragmento de la historia de Israel, cuando todo el pueblo reunido según el mandato del Señor, instala el arca de Dios en su tienda.  María es el arca de la Nueva Alianza sellada por Jesús.

 

Segunda Lectura.

 

Los Hechos de los Apóstoles nos narran cómo en el inicio de la Iglesia, se reunían todos a orar junto a María.  También hoy, María nos invita a la oración y permanece junto a nosotros.

 

Evangelio.

 

Jesús, ante la alabanza que recibe de una mujer, nos invita a escoger un camino mejor: escuchar la Palabra de Dios y ponerla en práctica.

Puestos de pie cantamos aleluya.

 

PETICIONES