DOMINGO 4º DEL TIEMPO ORDINARIO “B” - MONICIONES Y PETICIONES

 

MONICIONES

     

Inicial.   

 

Jesús, después de llamar a sus primeros discípulos, se nos presenta hoy orando y enseñando en la sinagoga de Cafarnaún. Jesús, como judío practicante, acude con asiduidad a la sinagoga al encuentro del pueblo creyente, Pero no asiste como simple oyente, participa activamente.

 

Hoy, nosotros, como cristianos practicantes, también nos reunimos en el domingo, el día grande de los cristianos, para celebrar la Eucaristía, para encontrarnos con el Señor y con nuestra comunidad. Que siguiendo el ejemplo de Jesús, vengamos a la Eucaristía a participar de forma activa, a sentirnos miembros de la Iglesia y dispuestos a ocupar nuestro lugar responsablemente, tanto en la celebración, como en los diversos ámbitos de la vida parroquial.

 

Primera Lectura.

 

Moisés hablaba al pueblo en nombre de Dios. Era un profeta. Anuncia que saldrá un profeta de entre su pueblo, para que hable en nombre de Dios. Nosotros reconocemos que Jesús es este profeta y creemos que es la presencia de Dios entre nosotros.  

 

Segunda Lectura.

 

San Pablo valora su propia experiencia, de persona entregada sin ataduras, a Dios y a la evangelización. Esta entrega es un don, que ha de aceptarse libremente, sin imposiciones.

 

Evangelio.  

 

Jesús comienza a enseñar en la sinagoga de Cafarnaún y quien lo escucha valora enseguida su enseñar con autoridad. No repite lo aprendido, su palabra tiene fuerza, libera, sana, hace hombres nuevos.

Puestos de pie cantamos aleluya.

 

PETICIONES