SOLEMNIDAD DE LA ASUNCIÓN DE LA VIRGEN - MONICIONES Y PETICIONES

 

MONICIONES

(Misa del Día)

     

Inicial.   

 

Como colofón a nuestras fiestas, al igual que corona el retablo de nuestro altar, celebramos hoy la fiesta de la Asunción de la Virgen María en cuerpo y alma al cielo.

 

En esta fiesta de la Virgen, más que en ninguna otra, María hace que elevemos nuestra mirada y nuestro corazón hacia el cielo.  Ella nos dio a Cristo, desde la disponibilidad y sencillez ante los planes de Dios y por ello fue coronada de gloria y esplendor junto a su Hijo, nuestro Salvador.

 

Que esta Eucaristía reavive nuestra confianza en el Señor y la fe en la resurrección y la gloria futura, porque María criatura de nuestra raza, goza ya de la vida eterna junto a Dios.

 

Primera Lectura.

 

El libro del Apocalipsis nos presenta a una mujer que va a dar a luz a un niño, destinado a luchar contra el mal, simbolizado en un dragón.  Esa mujer es María, es la Iglesia.

 

Segunda Lectura.

 

Cristo ha resucitado.  María y todos los que permanecemos unidos a él, resucitaremos con él.  

 

Evangelio.

 

El encuentro de María con Isabel es un estallido de alegría y esperanza, porque las dos están convencidas de que Dios hace maravillas en la historia.

Puestos de pie cantamos aleluya.

 

PETICIONES