FIESTA DE LA TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR “A” – MONICIONES Y PETICIONES

 

 

MONICIONES

     

Inicial.  

 

En este primer domingo de Agosto, percibiendo ya el sonido de nuestras fiestas, nos sentimos reunidos para celebrar la Eucaristía en la Fiesta de la Transfiguración del Señor. Fiesta del Señor que procede de Oriente, donde ya se celebraba en el siglo V. 

 

Ante unos apóstoles desorientados y temerosos, acercándose ya la subida de Jesús a Jerusalén, que le llevará a morir en la cruz, Jesús se aparta y sube con los tres apóstoles más queridos a la montaña, donde es glorificado por Dios y revelado como su Hijo amado. Esta visión da fortaleza a su fe y es una visión de la gloria futura.

 

También para nosotros, esta fiesta es una llamada a la fe, a buscar siempre la voluntad de Dios y a caminar en su presencia.

 

Primera Lectura.

 

Vamos a escuchar un fragmento de la profecía de Daniel, escrita dos siglos antes de Cristo, en momentos difíciles para la fe del pueblo judío. En ella vemos una visión de la presencia gloriosa de Dios en el Hijo del Hombre, Jesús, que alienta a los creyentes que están siendo perseguidos.

 

Segunda Lectura.

 

Pedro, que estuvo junto a Jesús en el Monte Tabor, nos da su testimonio sobre lo vivido en aquella experiencia de fe. La luz transfigurada de Cristo dio ánimo a los apóstoles, y Pedro quiere ahora que también levante nuestro ánimo.

 

Evangelio.

 

El Tabor es una espléndida manifestación de Dios a favor de su Hijo amado, centro de la historia salvadora. Pero también nos recuerda la montaña el sacrificio el Hijo, que tendrá que morir para ser glorificado y ser salvación del mundo.

Puestos de pie cantamos aleluya.

 

PETICIONES